Saltar la navegación

Células Procariótas y Eucariótas

Organismos eucarióticos.

Son aquellos en cuyas células puede diferenciarse un núcleo que contiene el material genético separado de un citoplasma en el que se encuentran diferentes orgánulos celulares. Entre estos tenemos los Protozoos,  Algas microscópicas y Hongos microscópicos.

Organismos procarióticos.

Son aquellos en los que no existe la separación entre núcleo y citoplasma. Dentro de este grupo se incluyen las bacterias, a las que dedicaremos la mayor parte del curso. Entre ellas encontramos las Arqueobacterias y las Eubacterias.

Mención aparte merecen los virus, partículas inanimadas de material genético protegido por capas más o menos complejas de proteínas y lípidos. Carecen de actividad metabólica cuando se encuentran libres. Microorganismos sin organización celular,  No poseen membranas, Nunca están presentes los dos ácidos nucleicos juntos (ADN o ARN),  Son parásitos estrictos de los que tienen organización celular, pues carecen de metabolismo.

En general, las células procarióticas son más simples que las eucarióticas ya que estas contienen membranas internas que diferencian órganos celulares (aparato de Golgi, retículo endoplásmico, vacuolas, etc.) no presentes en las células procariotas. En estas el citoplasma es continuo y en él se encuentra los encargados de la traducción del mensaje genético en proteínas. 

Las células eucarióticas son el resultado de una simbiosis establecida hace muchos millones de años entre células procarióticas (que han dado lugar a las mitocondrias y a los cloroplastos) y un núcleo eucariótico (el núcleo de nuestras células). A causa de esta simbiosis, ciertos agentes quimioterápicos que son activos frente a procariotas pueden resultar tóxicos para eucariotas al interaccionar con sus mitocondrias. 

000webhost logo